Alivia la tos: parche de miel en lugar de pastillas, té o jarabe

Por desgracia, el frío significa que estamos más predispuestos a los resfriados y que probablemente nos ataque la tos tarde o temprano. Normalmente lo intentamos solucionar atiborrándonos de pastillas para la tos, que pueden acabar irritando nuestra garganta. Pero en lugar de perder el tiempo con medicamentos para la tos, té o jarabe, os recomendamos un método mucho más eficaz para combatir una tos persistente: un parche hecho con miel...

Necesitas:

  • 1 cucharadita de harina
  • 1 cucharadita de miel
  • 1 cucharadita de aceite de coco
  • 1 servilleta
  • Cinta adhesiva quirúrgica

Instrucciones:

Mezcla la harina, la miel y el aceite de coco en un bol pequeño. 

Extiende la pasta sobre una servilleta. 

Coloca el parche de miel sobre tu pecho y pégalo con la cinta adhesiva. 

Los adultos se pueden dejar puesto el parche toda la noche: los niños deben quitárselo después de dos o tres horas. Es recomendable usar el parche varias veces a la semana hasta que los síntomas empiecen a desaparecer. 

El parche de miel es una forma natural de acabar con una tos persistente y es muy fácil de hacer. ¡Que te mejores pronto!

Este sitio web no tiene el propósito de sustituir, completar o refutar los consejos, exámenes, tratamientos o diagnósticos profesionales de médicos, farmacéuticos, psicoterapeutas, facultativos médicos o cualquier otro profesional médico.

Comentarios

Más de Nolocreo