Masaje en casa: pocos movimientos, máxima relajación

Una postura encorvada en el escritorio, el estrés constante o una almohada de mala calidad provocan a menudo dolor de espalda y cuello. No es de extrañar, si se tiene en cuenta que algunas profesiones se ejercen 8 horas al día frente a la computadora. Lo más adecuado sería recibir un masaje profesional para aliviar la tensión. Sin embargo, esto a menudo no es posible por razones tanto económicas como de tiempo. 

Para poder disfrutar de una relajación total, solo tienes que ponerte manos a la obra y seguir unos sencillos pasos. Ya verás cómo sorprendes a tu media naranja después de un día de trabajo agotador.

1. Pon un poco de aceite o crema en las palmas de tas manos. Comienza masajeando el músculo trapecio de tu "paciente" de arriba a abajo. Haz presión con los dedos y tira lentamente de ellos hacia abajo en dirección a los hombros. Luego aplica algo de presión con los pulgares y tira de ellos sobre la espalda haciendo círculos.

2. El siguiente paso es masajear los hombros. Trabaja en ambos hombros alternándolos.

3. Luego pasa tus pulgares por encima de los puntos de presión del hombro (en el centro y en la parte superior de la espalda) y luego por encima de los puntos de presión del cuello. Presiona firmemente los músculos del cuello con tus dos pulgares mientras los vas deslizando. 

Es tan fácil lograr una relajación extrema. ¡Recuerda que tú y tu pareja se tienen que turnar para que ambos puedan disfrutar de un masaje!

Por cierto, estos trucos también te ayudarán a aliviar el dolor y la tensión muscular.

 

Este sitio web no tiene el propósito de sustituir, completar o refutar los consejos, exámenes, tratamientos o diagnósticos profesionales de médicos, farmacéuticos, psicoterapeutas, facultativos médicos o cualquier otro profesional médico.

Comentarios

Más de Nolocreo