6 medidas que no funcionan contra gérmenes

¿Eres una de esas personas que no se sientan en baños públicos, o aguantan la respiración cuando alguien estornuda cerca? En la vida diaria estamos rodeados de bacterias y gérmenes en todas partes, y la mayoría de las personas cree que pueden eliminarse con ciertas precauciones. Pero nada más lejos de la realidad. 

En este artículo te mostraremos métodos comunes pero desafortunadamente inútiles que muchos de nosotros intentamos para protegernos contra las bacterias, y te vamos a decir lo que realmente puedes hacer para evitar los temidos patógenos.

1.) Abrir la puerta con el reverso de la mano

La mayoría de las personas prefieren usar el reverso de sus manos para tocar la cisterna, la tapa del inodoro, la puerta y otras áreas conocidas por su contaminación bacteriana en los baños públicos. Y aunque es cierto que las manos suelen ser las culpables de transmitir enfermedades no deseadas, también es cierto que hacemos muchos movimientos involuntarios que no podemos controlar. Por ejemplo, si te tocas la cara sin querer, los gérmenes pasarán de tus manos a tu cara. Un consejo para evitarlo es tocar las áreas contaminadas con gérmenes (pomo de las puertas, interruptores de luz) con el codo en lugar del reverso de la mano. Porque, si lo piensas, ¿te tocas el codo con la cara a menudo? ¡Lo dudo!

2.) No sentarte en la tapa del inodoro. 

Ya sabrás que colocar papel higiénico en la tapa del inodoro antes de sentarte es inútil. Y también mantener el trasero en el aire sobre el asiento del inodoro. La mayoría tratamos de evitar el contacto directo con el WC, pero hay un gran problema: en cuanto tires de la cadena, los gérmenes salpican por todas partes. Los mayores culpables de la transmisión de enfermedades son nuestras manos cuando entran en contacto con las membranas mucosas de la boca, la nariz y los ojos. Por lo tanto, el mejor consejo es: ¡lávate bien las manos! Y cuando salgas del baño, usa el codo para abrir la puerta.

3.) Usar desinfectante de manos

Hay personas que se limpian las manos con gel desinfectante al menos una vez por hora. Este fiel aliado se puede encontrar en los bolsos y mochilas de millones de personas en todo el mundo. Pero hay algo que probablemente no sepas sobre ellos: los geles desinfectantes matan todas las bacterias, no solo las malas. Y esto es un problema grave. Al destruir todas las bacterias, también matamos a aquellas que pueden protegernos de los patógenos nocivos. Mejor úsalo solo cuando no te puedas lavar las manos, ¡no abuses de él!

4.) Usar guantes

Usar guantes en el autobús o en el metro ayuda a reducir el contacto directo con gérmenes y patógenos en los pasamanos. Pero no es 100 % efectivo. Las bacterias se adhieren a los guantes y se redistribuyen en nuestras manos cuando nos las quitamos. Y dentro del propio guante también pueden aparecer más bacterias... ¡No merece mucho la pena!

5.) No respirar cuando alguien estornuda.

¿Eres capaz de aguantar la respiración para siempre? ¿No? Entonces mejor ni molestarse. En cuanto una persona tose o estornude cerca de ti, ya es demasiado tarde. Las partículas de saliva se transportan a través del aire a una velocidad tan alta que ya habrás inhalado varios miles de patógenos y gérmenes cuando empieces a contener la respiración. E incluso si fuiste lo suficientemente rápido como para no respirar los agentes patógenos, todavía caen en tu cara, labios y otras áreas expuestas de tu cuerpo. Esto hace muy probable que eventualmente entren en tus ojos o boca. Nada, esto tampoco nos sirve.

6.) Usar mascarilla

No se puede negar que una máscara protectora ayuda en cierta medida contra bacterias y gérmenes. Por ejemplo, evita que una persona enferma infecte a otros. Las mascarillas hacen en gran medida imposible que los agentes patógenos liberados al estornudar y toser se propaguen por el aire. Pero para las personas sanas... mejor que no se acerquen a una enferma, simplemente.

¿Entonces, hay alguna manera de no estar rodeado de bacterias y gérmenes? La respuesta es: no. Si tuviéramos una visión microscópica, podríamos ver que todos los patógenos son parte de nuestro entorno, nos guste o no. Pero hay un truco simple para prevenir infecciones y enfermedades: ¡lavarse bien las manos! Especialmente antes de comer, después de ir al baño y antes de tocarse la cara.

Pero además, ¿qué hay de las bacterias que nos son útiles? Si intentas eliminarlas también, dañarás tu cuerpo. Por lo tanto, ten cuidado de no usar desinfectantes con demasiada frecuencia para evitar matar las bacterias buenas y, en su lugar, mejor trata de evitar lugares contaminados con gérmenes. ¡Suerte en esta batalla infinita! 

Este sitio web no tiene el propósito de sustituir, completar o refutar los consejos, exámenes, tratamientos o diagnósticos profesionales de médicos, farmacéuticos, psicoterapeutas, facultativos médicos o cualquier otro profesional médico.

Comentarios

Más de Nolocreo