Enfermedades que pasan de madre a hija

¿Quién no ha oído alguna vez las expresiones "De tal palo, tal astilla" o "Me viene de familia"? Tras estos dichos se esconde mucha verdad, pues los genes determinan nuestra apariencia física o personalidad.   

Cada ser humano recibe 23 cromosomas del padre y 23 de la madre. De ellos, 22 son independientes del sexo y uno es el responsable del sexo del ser humano. Por tanto, en cada célula somática está siempre presente el material genético de cada característica dos veces. Las mujeres siempre tienen dos cromosomas X, mientras que los hombres tienen un cromosoma X y uno Y. El cromosoma Y solo puede provenir del padre; el X es aportado por la madre.

BildEinleitung

Sin embargo, la composición genética de la madre y el padre no se mezclan de forma igualitaria en la fecundación, por lo que la predisposición a una enfermedad también puede transmitirla un solo progenitor. Los niños cuyas madres son alérgicas o sufren de cáncer de mama, por ejemplo, corren un riesgo significativamente mayor de contraer estas enfermedades. Por otro lado, el riesgo de diabetes tipo 1 aumenta si se hereda del padre.

BildEinleitung2

Por tanto, los genes no solo son responsables de nuestra apariencia: también de cualquier debilidad de nuestro cuerpo. Así, algunas enfermedades no solo vendrán causadas por factores ambientales, sino por nuestro ADN. 

Las siguientes enfermedades se transmiten de madre a hija con frecuencia. 

1. Alzheimer

La enfermedad de Alzheimer es la forma más común de demencia. Esta suele presentarse en mujeres mayores de 65 años y se manifiesta en la reducción del rendimiento del cerebro. Los síntomas incluyen trastornos de memoria y orientación, así como dificultades en el habla y cambios de personalidad. Los síntomas son de una gravedad variable y aumentan en el curso de la enfermedad. Por lo tanto, dificultan cada vez más a los pacientes hacer frente a la vida cotidiana

Medidas preventivas:

  • Llevar una alimentación baja en grasas y colesterol, compuesta de mucha fruta y verdura, y rica en vitamina C, E y beta caroteno 
  • Tratarse la presión arterial alta, la arritmia cardíaca y la diabetes mellitus
  • Dejar de fumar
  • Mantener activos el cuerpo y el cerebro

Bild1

2. Glaucoma

El glaucoma es una enfermedad que daña el nervio óptico. A menudo lo causa un aumento de la tensión intraocular y puede restringir severamente la visión. Si no se trata, puede provocar incluso ceguera. El glaucoma puede pasar desapercibido durante mucho tiempo, pero es posible tratarlo con gotas. Así se puede evitar que la visión siga deteriorándose. 

Medidas preventivas:

  • Acudir con regularidad al oftalmólogo (hasta los 40 años, con una periodicidad de 2 a 4 años; después de los 40, con una periodicidad de 1 a 2 años)
  • Practicar ejercicio moderado entre 3 y 4 veces a la semana (por ejemplo, yoga, jogging o caminar) 

Bild2

3. Artritis remautoide 

La artritis reumatoide es un trastorno inflamatorio crónico de las articulaciones. Los primeros síntomas suelen aparecer en los dedos de manos o pies, pero también en otras articulaciones, como manos, rodillas, hombros o caderas. La enfermedad a menudo aparece por períodos, que pueden durar unas semanas o meses. Con frecuencia quienes la padecen están libres de dolores entre período y período. 

Medidas preventivas:

  • No fumar
  • Llevar una higiene dental adecuada, ya que la periodontitis también puede causar artritis reumatoide
  • Alimentación rica en vitamina C para disminuir los riesgos de inflamaciones

Bild3

4. Osteoporosis

La osteoporosis es una enfermedad esquelética en la que se produce una disminución de la masa ósea. Esto hace que los huesos pierdan cada vez más estabilidad y se rompan con mayor facilidad. La enfermedad suele aparecer en edades avanzadas. El 80% de los afectados por osteoporosis son mujeres después de la menopausia. 

Medidas preventivas:

  • Alimentación alta en calcio y vitamina D
  • No fumar
  • Practicar deporte y cuidar el peso

Bild4

5. Depresión

La depresión suele ser hereditaria. Si la madre sufre depresión, las probabilidades de que la hija también lo haga son de un 15 %. Los factores desencadenantes pueden ser una separación o la pérdida de un trabajo, por ejemplo. Las personas con predisposición genética son más sensibles a estos y otros factores estresantes. También las depresiones posparto pueden ser hereditarias.  

Medidas preventivas:

  • Dormir lo suficiente, hacer ejercicio y una alimentación equilibrada
  • No callarse ni "comérselo" uno todo solo: hablarlo con amigos y familiares 
  • No dudar en buscar ayuda psicológica si la situación resulta abrumadora o la enfermedad empeora

6. Envejecimiento prematuro de la piel

Según unas investigaciones, hay determinados genes que son responsables del tiempo que tarda nuestro cuerpo en resistir al proceso de envejecimiento. Estos genes se transmiten por parte de la madre de generación en generación. Las mujeres que ya heredan el ADN materno "dañado" envejecerán más rápidamente. Desafortunadamente, los investigadores aún no han descubierto cómo retrasar este proceso de envejecimiento.

Medidas preventivas:

  • Usar protector solar
  • Dormir suficientes horas
  • Acupresión para arrugas

Bild6

7. Migrañas

Las mujeres padecen migrañas con una frecuencia tres veces mayor que los hombres. Suele suceder que uno de los progenitores de los afectados padece migraña. Los síntomas de una migraña son un dolor de cabeza palpitante o punzante, y a menudo se produce solo en un lado de la cabeza. Sin embargo, puede extenderse al otro lado de la cabeza y durar de pocas horas hasta 3 días. 

Medidas preventivas:

  • Reducir el consumo de alcohol, queso, chocolate, café o cítricos
  • Evitar lugares con luces brillantes u olores fuertes
  • Beber mucha agua
  • Encontrar tiempo para relajarse y descansar cada día

8. Insuficiencia cardíaca 

La insuficiencia cardíaca suele causar dificultades respiratorias, retención de agua en los tobillos y fatiga persistente. Si es crónica, esta se desarrolla durante meses o incluso años, mientras que una aguda lo hace en horas o días. En el segundo caso se trata de una emergencia médica y se debe acudir inmediatamente a un médico. La grasa abdominal se considera uno de los principales factores de riesgo de las enfermedades cardiovasculares, pero los altos niveles de colesterol también son un factor de riesgo importante. Tanto la predisposición a la grasa abdominal como los niveles altos de colesterol también pueden ser hereditarios.

Medidas preventivas:

  • No fumar
  • No tomar alcohol
  • Prevenir el sobrepeso mediante una dieta equilibrada y ejercicio adecuado
  • Aprender a sobrellevar el estrés
  • Vigilar la presión sanguínea y diabetes
  • Chequeos regulares de la presión arterial y nivel del colesterol

Bild8

9. Dermatitis atópica

El riesgo de desarrollar dermatitis atópica es del 20 al 40% si uno de los padres, generalmente la madre, ya la padece. Un defecto genético de las enzimas causa una deficiencia de ácidos grasos esenciales, lo que resulta en un debilitamiento de la barrera protectora de la piel. Por lo tanto, las sustancias irritantes de la piel y los alérgenos pueden penetrar más fácilmente en la piel y causar un eccema con picor severo. Las áreas típicas son las curvas de los brazos y la parte posterior de las rodillas, pero también el cuello y la cara. La enfermedad suele presentarse en fases de duración y gravedad variables, y va acompañada de efectos secundarios psicológicos como la inquietud y la irritabilidad.

Medidas preventivas:

  • Aprender a sobrellevar el estrés (por ejemplo, mediante técnicas de relajación)
  • Vigilar el uso de aceite de pescado en la alimentación
  • Utilizar jabón pH neutro sin aditivos químicos
  • Usar suavizante de ropa sin fragancias ni conservantes

Bild9

10. Cáncer de mama y ovario

Cuando familiares cercanos, como madre y hermana, padecen cáncer de mama, puede deberse a una alteración genética. Esto es así en alrededor de un 5-10% de los casos. En particular, los cambios en los genes BRCA-1 o BRCA-2 aumentan muchas veces la probabilidad de contraer la enfermedad. Las mujeres con estos genes tienen un riesgo de por vida de entre 50 y 80% de desarrollar cáncer de mama, e incluso un riesgo de entre 10 y 40% de cáncer de ovario

Medidas preventivas:

  • Minimizar el consumo de alcohol
  • No fumar
  • Realizarse revisiones periódicas
  • Tener los hijos antes de cumplir 30 años

Bild10

Sin embargo, tener una predisposición genética a una de estas enfermedades no significa que la vayas a padecer. Con un estilo de vida saludable es posible contrarrestar a los genes. 

Este sitio web no tiene el propósito de sustituir, completar o refutar los consejos, exámenes, tratamientos o diagnósticos profesionales de médicos, farmacéuticos, psicoterapeutas, facultativos médicos o cualquier otro profesional médico.

Comentarios

Más de Nolocreo