Por la salud de tus oídos, ¡no te limpies el cerumen!

¿Te limpias los oídos regularmente con hisopos de algodón para eliminar la cera? ¡Entonces estás cometiendo un peligroso error! En lugar de extraer la cera del canal auditivo con un bastoncillo de algodón, este la empuja aun más hacia adentro del canal auditivo, lo que puede lesionar el tímpano e incluso dañar permanentemente la audición.

¿Sabías que el cerumen es realmente útil? Protege sus oídos de cuerpos extraños e insectos.

El cerumen no solo previene infecciones micóticas en el oído, sino que además lo protege de la resequedad.

Por estas razones, es mejor dejar el cerumen donde debe estar: ¡en el oído! Si tus oídos están sanos, no es necesario remover la cera. Si no está seguro, consulta a un médico. Por lo general, es suficiente limpiar tus oídos con agua clara mientras te duchas, sin ningún tipo de bastoncillo de algodón.

 

Este sitio web no tiene el propósito de sustituir, completar o refutar los consejos, exámenes, tratamientos o diagnósticos profesionales de médicos, farmacéuticos, psicoterapeutas, facultativos médicos o cualquier otro profesional médico.

Comentarios

Más de Nolocreo