7 razones por las que los niños deberían ir descalzos, y consejos para comprar zapatos

Los pies son los que llevan la carga de nuestro cuerpo entero. Los problemas en los pies se pueden manifestar en rodillas, caderas, columna vertebral, e incluso cuello. Las consecuencias pueden ir desde sensación de inestabilidad corporal, problemas de postura, de equilibrio o dolores de cabeza. 

Para proteger los pies de los niños, muchos padres les ponen zapatos desde bebés. Los pediatras y ortopedas observan esto cada vez más preocupados. En el siguiente artículo te explicamos las 7 razones por las que los médicos aconsejan que los niños no usen zapatos apenas o en ningún caso. 

pixabay

1. Fomentar un desarrollo saludable de los pies

La musculatura de los pies de los bebés apenas está formada. Para que se produzca un desarrollo saludable del pie, es necesario mucho ejercicio. Las suelas muy flexibles de zapatos compensan las irregularidades del terreno, pero con estas la musculatura de los pies de los niños no se formará de manera tan compleja como en los niños que anden descalzos. Según la fisioterapeuta alemana Monika Bauer, "con zapatos, los bebés aprenden a caminar antes, pero a costa del desarrollo del pie. 

Al caminar, pies y columna vertebral forman una unidad perfecta que coordina la secuencia de movimientos. Pero si la movilidad de los dedos de los pies se ve restringida por los zapatos, puede tener consecuencias negativas en la flexión del pie y en las posturas de este. "Hasta a los bebés se les ponen zapatos. Los primeros intentos de caminar se hacen con los llamados zapatos para aprender a caminar. Estos limitan la función natural del pie", advierte la Dra. Kathrin Hochmuth, ortopedista pediátrica del Hospital Universitario de Frankfurt. Caminar descalzo, por otro lado, es la mejor prevención contra los pies planos.

Amelia's Smile

2. Fortalecer la conciencia corporal

Al mismo tiempo, caminar descalzos tiene un efecto positivo en la coordinación general del cuerpo. Los médicos ven un problema en el hecho de que hoy en día la atención a la motricidad fina se dirija casi exclusivamente a los dedos y las manos. En especial los niños que tengan problemas motores deberían ir más a menudo sin zapatos. Esto fomenta la curiosidad natural y una conciencia sensorial del cuerpo y equilibrio. 

Realmente en el caso de los más pequeños los zapatos deberían usarse solo en casos excepcionales (para protegerlos del frío, la humedad y las lesiones), explica Monika Bauer. Y también el Dr. Hochmuth recomienda "andar mucho descalzo para tener la sensación de que estás en equilibrio y en movimiento".    

pi-child-1407415

3. Reparar malformaciones infantiles

Cada vez nacen más niños con malformaciones en los pies. A veces los pies están un poco torcidos hacia dentro o los talones doblados hacia afuera. Además, en los primeros tres años casi todos los niños tienen los pies planos. 

Los ortopedas de hoy en día son reacios a prescribir plantillas o incluso cirugía para tales defectos del pie. En su lugar, recomiendan fortalecer los músculos caminando descalzo con frecuencia, preferiblemente en diferentes superficies (duras, blandas, rectas y desiguales). En la mayoría de los casos, esto elimina la necesidad de medidas adicionales.

Si tu hijo tiene problemas con los pies, cojera o se queja de dolor, tu pediatra te aconsejará con detalle.

Bandaged foot

4. Evitar desviaciones adquiridas

Las malformaciones en los pies de los niños no se arreglan con el tiempo, sino que persisten durante mucho tiempo o incluso empeoran. Esto se debe a menudo a un calzado inadecuado o a la carga excesiva en un solo lado. Unos estudios sobre jardines de infancia mostraron que dos de cada tres niños menores de seis años llevan zapatos demasiado pequeños, apretados o inadecuados. Algunos zapatos son hasta cuatro números más pequeños, especialmente los de andar por casa. "El 98 % de los niños llegan al mundo con pies sanos, pero el 12 % de los niños de las guarderías tienen malformaciones en los pies", explica la Dra. Andrea Schmelz. 

Como los pies de los niños son blandos y maleables, casi nunca se dan cuenta de estos problemas. Para compensar las deficiencias de los zapatos, los niños endurecen los dedos o la bola del pie, o andan en diagonal apoyando el lado exterior del pie. Para que estas desviaciones adquiridas no sucedan con los próximos zapatos que compres, el niño debe andar durante un rato en calcetines por la tienda de zapatos antes de probarse un nuevo par de zapatos.  

Al final de este artículo encontrarás más consejos para comprar zapatos para niños. 

Barefoot

5. Prevenir el pie de atleta

Los pies de los niños sudan mucho más fácilmente que los de los adultos. Además, los niños también se mueven más. Pero en ellos el riesgo del pie de atleta es aun mayor.

Los hongos de los pies se pueden tratar de forma muy sencilla con pomadas adecuadas. En los niños, sin embargo, la enfermedad puede propagarse fácilmente a todo el cuerpo: Durante la noche se rascan los pies y luego posiblemente se tocan la cara.

Esta es otra razón por la que los pediatras aconsejan a los niños que correteen más a menudo sin zapatos.

happy foot

6. Fortalecer el sistema inmunitario

Al caminar descalzo estimulas las zonas reflejas de los pies. Esto favorece la circulación sanguínea, lo que también fortalece el sistema inmunológico. No es por nada que el caminar descalzo se utiliza en la terapia Kneipp como remedio comprobado para los resfriados. 

Además, caminar descalzo (tanto para jóvenes como para los mayores) reduce el estrés y ayuda a aliviar tensiones. De esta manera, los niños pueden dormirse mucho mejor por la noche.

Barfusspfad-Naturlehrgarten (c) Dehner

7. Fomentar la inteligencia

Por último, pero no por ello menos importante, caminar descalzo es también una experiencia sensorial. Sentir la arena bajo los pies, notar la hierba rozando los dedos de los pies, los azulejos lisos o el asfalto caliente; todo ello estimula la formación de conexiones neuronales en el cerebro.

La quiropráctica Kacie Flegal está convencida de que caminar descalzos también tiene una influencia decisiva en el desarrollo de la inteligencia de los niños pequeños. Los niños que caminan descalzos entrenan su atención, la condición del suelo, el movimiento y la posición de los pies para que coincidan el uno con el otro. El motivo para hacerlo es evitar posibles choques dolorosos con ladrillos o aceras. Para el cerebro, sin embargo, esta atención significa una combinación de áreas completamente diferentes. Cuanto más complejas son estas conexiones, más se promueve el desarrollo del rendimiento mental.

First Author Photos

Con una amplitud de miras podemos comprobar que los niños también aprenden a caminar sin zapatos. Estos deberían caminar descalzos tanto como sea posible; así podrán fortalecer su musculatura y sentir el suelo que los sostiene sin ningún tipo de intermediario.  

Sin embargo, en la vida diaria no es posible prescindir de los zapatos en la vida cotidiana. Pero dado que los zapatos son una de las principales causas de desviaciones y defectos de los pies, debes prestar atención a algunas cosas cuando compres zapatos:

  • Los bebés deberían llevar zapatos lo más tarde posible. Los mejores son los zapatos con suela fina y flexible, que permitan bastante contacto con el suelo. 
  • En el caso de los niños un poco mayores, sus zapatos también deberían tener una suela flexible que les permita andar y brincar. 
  • Los zapatos de los niños necesitan un apoyo seguro en los talones. En la abertura de los zapatos no debe quedar espacio libre.
  • Los pies de los niños crecen rápidamente. Mide cada 3 meses si los zapatos le van aún bien. ¡También las zapatillas de casa en el jardín de infancia!
  • Al comprar zapatos, no te fíes de las tallas especificadas. Según un estudio, el 87 % de las tallas de los zapatos estaban equivocadas. 
  • Renuncia a la "prueba del pulgar". Mejor dibuja la forma del pie de tu hijo en un pedazo de cartón, añade 12 milímetros a los dedos, recorta la forma y colócala en el zapato del niño. Ya tienes una primera pista para saber si el zapato le queda bien.
  • Lleva siempre a tu hijo contigo cuando compres zapatos. Evita las tiendas con televisor, ya que solo lo distraerá y será más difícil que te diga si el zapato le aprieta en algún lado. 
  • Deja que ande un rato sin zapatos antes de probarse los siguientes. 

left alone

Andar mucho descalzos y los zapatos apropiados son esenciales para el desarrollo saludable de los pies. En bebés y niños pequeños, los zapatos para aprender a caminar nunca deben reemplazar el caminar descalzos; solo deben usarse cuando sea realmente necesario. Los niños no necesitan zapatos para aprender a caminar.

Este sitio web no tiene el propósito de sustituir, completar o refutar los consejos, exámenes, tratamientos o diagnósticos profesionales de médicos, farmacéuticos, psicoterapeutas, facultativos médicos o cualquier otro profesional médico.

Comentarios

Más de Nolocreo