7 consejos para reaccionar correctamente ante una rabieta

Hay infinitas razones por las que los niños tienen una rabieta. Desde el color incorrecto del vaso de agua hasta el pan mal colocado en el plato de la cena, además de saltar a los charcos del agua mientras sus padres les piden que no lo hagan.

A partir del primer año, la llamada fase de desafío comienza, y termina aproximadamente al comienzo del cuarto año de vida. Durante este tiempo, los niños tratan de separarse de sus padres y dan los primeros pasos hacia la independencia. 

Mientras que antes un claro "no" era suficiente para mantener a los pequeños alejados de una olla caliente, por ejemplo, ahora los padres se ven confrontados con una nueva situación y un nuevo comportamiento de su hijo. Esto significa que los niños se enfurecen, lloran y se tiran al suelo.

pint_einleitung

Incluso si la fase de desafío puede considerarse positiva para el desarrollo del niño, es muy difícil lidiar con ella. El mundo emocional del niño les parece tan extraño que a menudo no saben cómo reaccionar correctamente.

¿Qué es un berrinche?

Los niños desarrollan su personalidad y su propia voluntad en la fase de la rabietas. Un berrinche es un arrebato emocional persistente e impulsivo con el que el niño intenta hacer valer su deseo o su opinión. La ira es, por lo tanto, una expresión de la incipiente autoafirmación del niño.

pint_einleitung2

Los desencadenantes suelen ser situaciones en las que los niños se ven limitados en su voluntad de hacer algo, sus expectativas no se cumplen o tienen que hacer cosas cuyo significado no entienden. Pero también la interrupción de acciones independientes, como la retirada de un armario, pueden provocar la ira por parte del niño. 

Como los niños de esta edad aún no tienen la distancia necesaria para analizar sus emociones, explotan en un berrinche. El niño está literalmente abrumado por la ira, la frustración y la impotencia. Los gritos y el llanto no solo son signos de enojo, sino que también sirven para reducir el estrés. Las conversaciones razonables o los argumentos lógicos se quedan en el camino en esos momentos.

pint_einleitung3

Sin embargo, lo que los padres siempre deben tener en cuenta cuando sus hijos tienen un berrinche es que no se trata de un comportamiento desconsiderado del niño, sino de un aumento de su independencia. Por lo tanto, la primera regla debe ser siempre mantener la calma. ¡Gritarle a tu hijo no ayuda en absoluto! Todo lo contrario. Porque tus gritos lo enfurecen aun más.

Por lo tanto, los siguientes 7 consejos pueden ayudarle a lidiar adecuadamente con una rabieta.

1. ¡Demuestra comprensión!

Demuestra comprensión por los sentimientos de tu hijo y tómalo en serio. Apóyate sobre una rodilla, colócate al nivel de tu hijo. Míralo directamente y habla con él. Ten en cuenta, sin embargo, que algunos niños no pueden soportar el contacto físico en tal situación.

Hazle saber a tu hijo que puedes entender sus sentimientos y por qué está tan enojado  y se siente tan indefenso. Frases como "veo que tú..." o "puedo entender que estés enfadado" son un buen comienzo para dirigirse al niño. Trata de encontrar palabras para lo que siente y ayúdalo a entender y clasificar sus sentimientos.

El niño no siempre se tranquilizará inmediatamente. Pero de esta manera aprenderá a manejar mejor sus sentimientos en el futuro.

pint1

2. ¡Ten paciencia!

Controla tu propia frustración y tensión durante una rabieta.

Si todavía sientes que esto no funciona y ya no te queda más paciencia, tómate el tiempo para calmarte. Levántate o sal de la habitación e inhala y exhale profundamente antes de que la ira, la desesperación y la impotencia se desborden. Las amenazas y represalias, o incluso las palizas, nunca deben ser un medio para hacer valer la voluntad de los padres y hacer entrar en razón a un niño.

Si los berrinches son muy frecuentes y sientes que tu paciencia se ha agotado, acude a un psicólogo o a un centro de asesoramiento educativo. 

3. ¡Trata de distraer a tu hijo!

Especialmente en el público, las rabietas no pueden ser atendidas. En tal caso, puedes intentar con una pequeña maniobra de desvío. Tal vez pedirle a tu hijo que te ayude a poner las compras en la cinta transportadora y hacer una pequeña competencia con él.

Sobre todo en las primeras etapas de una rabieta, la distracción puede evitar que el enojo suba demasiado de tono. Los juegos por lo general hacen que los niños se distraigan rápidamente y hagan cosas que antes no querían hacer. 

pint3

4. ¡Analiza la situación!

Hay una fina línea entre la independencia y la terquedad. Por un lado, uno quiere que su hijo desarrolle de forma natural sus habilidades, pero por otro lado también quiere protegerlo de peligros que no puede evaluar por sí mismo. Así se llega rápidamente a la disputa: el niño se resiste a la prohibición.

Por lo tanto, cuestiona tu propia reacción con calma. ¿Era necesario prohibirle algo a tu hijo en esta situación? ¿Dijiste que no porque se trataba de algo en contra de tus ideas o porque esperabas un no en esta situación? ¿O dijiste que no por convicción, porque querías proteger a su hijo de algo? Busca la causa, porque tal vez puedas evitar esa rabieta la próxima vez.

5. ¡Expresa lo que piensas!

Dirígete a tu hijo con las palabras apropiadas a su edad. 

Si no quiere ponerse la chaqueta en invierno, pregúntale qué quiere ponerse en su lugar y ofrécele alternativas. Si no se calma, no te vayas sin una explicación y no amenaces con irte solo. Esto solo asusta a tu hijo y ayuda. Quédate con él y espera hasta que se haya calmado por sí solo.

pint5

6. ¡No hables demasiado!

Los niños que tienen una rabieta no escuchan nada de lo que les dices. Así  que sé lo más breve y claro que puedas. Si nada de lo que dices tiene un efecto en tu hijo, entonces espera junto con él a que la convulsión pase y luego trata de consolarlo. Luego pueden trabajar juntos para resolver el problema.

7. ¡Mantente firme pero comprensivo!

Sé consistente pero comprensivo a pesar del arrebato de ira de tu hijo. Los niños necesitan directrices en la vida. Así que también pueden entender por qué ciertas cosas están permitidas y otras no. Frases como "lo tienes que hacer de esta manera" o "porque es así" nunca deben ser usadas como argumentos. Tu hijo no entiende estas frases absolutas  ni las reglas sociales de comportamiento que no tienen justificación.

Sin embargo, no siempre debes ceder a la obstinación de tu hijo. Un "no" debe seguir siendo un "no". Los conflictos de este tipo son comunes a esta edad y tu hijo no debe acostumbrarse a hacer cumplir su voluntad con la ayuda de las rabietas.

pint7

La buena noticia es que esta fase es temporal. Y por mucho que los niños a veces te desafíen, crecen con cada conflicto. Aprenden y ganan confianza en sí mismos. Así que guarda la calma, por más duro que sea a veces. Al final, estarás orgulloso de un niño competente que puede manejar bien los conflictos y es capaz de encontrar sus propias soluciones.

Un dato interesante para terminar:

Si tu hijo tiene un berrinche y hay un columpio cerca, ponlo adentro y déjalo columpiarse durante 10 minutos. Esto estimula el órgano de equilibrio en el oído interno, responsable del equilibrio mental.

 

 

Créditos:

Gofeminin

Baby & Familie

Este sitio web no tiene el propósito de sustituir, completar o refutar los consejos, exámenes, tratamientos o diagnósticos profesionales de médicos, farmacéuticos, psicoterapeutas, facultativos médicos o cualquier otro profesional médico.

Comentarios

Más de Nolocreo