5 errores de pensamiento con los que tu cerebro te manipula

El cerebro humano realiza a diario una gran cantidad de trabajo. Controla la frecuencia cardíaca, la presión sanguínea y la respiración; dirige el ritmo de sueño y vigilia, posibilita la capacidad de pensar y recordar; y, por tanto, es el prerrequisito básico de tu personalidad. Tu cerebro te mantiene con vida y te hace ser quien eres. Y esto, 24 horas al día. 

Pero quien tiene mucho que hacer y nunca descansa comete errores. Y eso también le pasa al cerebro. En este artículo te contamos los errores de pensamiento con los que cerebro te manipula. 

1. Tu cerebro te ofrece la información que concuerda con tus creencias.

A partir de una gran cantidad de información, el cerebro clasifica las que corresponden a tus propias expectativas. Por esta razón, prefieres pasar el tiempo con personas que piensan como tú y que confirman tus creencias. Al mismo tiempo, te ocultas a ti mismo las opiniones opuestas; razón por la cual los psicólogos hablan de un sesgo de confirmación.

La ilusión de frecuencia funciona de forma similar al sesgo de confirmación: este fenómeno significa, por ejemplo, que de repente ves más mujeres embarazadas, simplemente porque quieres tener un hijo. O parece que ves por todas partes el mismo modelo de coche que acabas de comprar.

portret 680 : carrying the weight of the future

2. Tu cerebro confunde causa y efecto.

Otro error de pensamiento que el cerebro comete a menudo es confundir los llamados factores de selección con los resultados. Un ejemplo de ello es la idea de que el físico típico de un nadador es el resultado de mucho entrenamiento, cuando lo cierto es que una cierta disposición física es el factor decisivo para la idoneidad de una persona como nadador profesional.

Por supuesto, un entrenamiento extensivo ayuda a fortalecer los músculos necesarios. Pero los requisitos básicos para tener éxito en el entrenamiento de natación son una parte superior del cuerpo larga y piernas cortas, así como hombros anchos y un gran volumen pulmonar, y no el efecto.

Swimmers

3. Tu cerebro toma decisiones basándose en "anclas".

Cuando te decides a comprar algo, no se trata de una decisión libre y sin ataduras; sino que a menudo caes en el efecto ancla. Esto significa que tu decisión no se basa en un precio convincente, sino en una comparación de precio con otros productos (las llamados "anclas"). 

Por ejemplo, si ves un par de zapatos en un escaparate por 150 €, tu cerebro puede indicar que son demasiado caros y lo dejas ahí. Sin embargo, si ves que el mismo par de zapatos se ha reducido de 300€ a 150€, tu cerebro piensa que es una ganga absoluta y te obliga a aceptarlo. Así, no ves el valor individual de la inversión en ese momento  (si realmente necesitas esos zapatos y si el precio es razonable) sino solo la diferencia con el supuesto precio anterior.

Espadrille delight

4. Tu cerebro juzga mal las probabilidades

Al tirar una moneda, la probabilidad de que salga "cara" o "cruz" es exactamente del 50%. Pero si ya has lanzado la moneda 20 veces y ha salido "cara" todas las veces, tu cerebro te engaña y piensas que las probabilidades de que salga "cruz" son ahora mayores. Sin embargo, las probabilidades siguen siendo del 50%.

Este fenómeno también se llama "falacia del apostador" y es la razón por la que muchos pierden dinero en el casino todos los días. Estos creen que la suerte tiene que cambiar en algún momento después de una serie de pérdidas. En realidad, el riesgo de pérdida comienza de nuevo con cada partida.

Coin Roll

5. Tu cerebro justifica compras equivocadas

El síndrome de Estocolmo es un fenómeno en el que la víctima de un secuestro simpatiza con su secuestrador. Un fenómeno similar ocurre cuando compras algo de lo que te arrepientes después.

Porque aunque el producto no aporta los beneficios que esperabas, tu cerebro trata de convencerte para que lo compres hasta que finalmente creas que está justificado. Debido a esta simpatía por un producto no deseado, este fenómeno también se denomina "síndrome de Estocolmo del comprador".

woman window shopping

Es increíble la cantidad de tareas que nuestro cerebro lleva a cabo a diario. No es de extrañar que de vez en cuando cometa algún que otro error. Pero ahora ya sabes algunos de los trucos con los que te engaña tu cerebro en ciertas situaciones. ¡Así podrás evitar futuras manipulaciones! 

Créditos:

buffer

Este sitio web no tiene el propósito de sustituir, completar o refutar los consejos, exámenes, tratamientos o diagnósticos profesionales de médicos, farmacéuticos, psicoterapeutas, facultativos médicos o cualquier otro profesional médico.

Comentarios

Más de Nolocreo