13 alimentos que los niños no deben comer

Muchos niños en el mundo occidental tienen sobrepeso o incluso son obesos. Esto se debe principalmente a la falta de ejercicio y a una dieta poco saludable. Pero esta forma de vida poco sana no solo genera obesidad, sino también otros problemas de salud. Para que tus hijos no tengan que luchar desde que son jóvenes con su salud, es necesario prestar atención a los alimentos que llevan a la boca, ya que existen alimentos aparentemente saludables que a menudo esconden verdaderos patógenos. Este artículo te mostrará qué alimentos no debes servirle a su hijo con demasiada frecuencia y qué puedes darle en su lugar.

1. Goma de mascar

Los chicles tienen muchas desventajas. Contienen mucho azúcar, lo que causa caries y daña los dientes. Las variantes sin azúcar contienen sorbitol, un sustituto del azúcar que puede causar diarrea grave en los niños. Sin embargo, tragar tal chicle es aun más peligroso. Por un lado, existe un mayor riesgo de asfixia y, por otro, en casos raros si se ingiere en exceso, puede producirse una especie de bloqueo del sistema digestivo. Por lo tanto, los niños nunca deben masticar chicle.

Ohne Titel

2. Palomitas de maíz para microondas

Si tu hijo quiere ver tu película favorita en casa, las palomitas de maíz son imprescindibles, y las de microondas, puede prepararse en un abrir y cerrar de ojos: simplemente hay que colocar la bolsa en el microondas durante unos minutos y el aperitivo está listo para comer. Pero eso no es saludable. El embalaje contiene productos químicos perfluorados que se liberan durante el calentamiento. No solo son perjudiciales para el desarrollo del niño, sino que también se sospecha que causan cáncer. Por lo tanto, las palomitas de maíz deben ser preparadas calentando los granos de maíz junto con una pequeña cantidad de aceite de oliva en una sartén. La preparación no suele durar más de 5 minutos, y es mucho más saludable que la versión de microondas.

microwave popcorn

3. Papas fritas de bolsa

Se sabe que las papas fritas son muy populares entre los niños y, por lo tanto, abundan en casi todas las fiestas de cumpleaños de los niños. Sin embargo, no son nada saludables. Las papas fritas contienen mucha sal y grasa. Los alimentos salados pueden ser peligrosos para los niños pequeños, ya que incluso pequeñas cantidades pueden llevar a una gran dosis de estas dos sustancias. Una cucharadita de sal es suficiente para causar diarrea o incluso intoxicación por sal, que se acompaña de vómitos y taquicardia, y en el peor de los casos puede llegar a ser mortal. Por lo tanto, es conveniente preparar uno mismo sus propias papas fritas con poco aceite y sal y hornearlas. 

G2, birthday edition

4. Ositos de goma

Tampoco los ositos de goma faltan en el cumpleaños de un niño. Sin embargo, consisten casi exclusivamente en azúcar. Esto no solo daña los dientes, sino que los estudios también han demostrado que el consumo excesivo puede desencadenar hiperactividad y comportamiento agresivo. Por lo tanto, es mejor sustituir las gomitas que contienen azúcar por fruta fresca o frutos secos. Además de la fructosa natural, también contienen numerosas vitaminas y, por lo tanto, contribuyen a la salud del niño.

Making a Gingerbread House

5. Hot dogs

El consumo de 50 g de carne procesada al día aumenta el riesgo de cáncer de colon en un 18 %, según datos de la Sociedad Americana del Cáncer. Por lo tanto, los niños en particular deben evitar la carne procesada, como las salchichas para hot dogs. Alternativamente, se pueden utilizar productos de pescado, que contribuyen considerablemente a la salud del niño con los ácidos grasos omega-3 que contienen. Se ha comprobado que protegen contra la inflamación y las enfermedades cardiovasculares, fortalecen el sistema inmunológico y apoyan la función cerebral: son ideales para promover el desarrollo del niño.

hot dog silliness

6. Pizza

La pizza es el clásico favorito de casi todos los niños. Sin embargo, el hecho de que no sea muy nutritiva no es noticia. Las pizzas congeladas en particular, pero también las de la pizzería, contienen mucha sal y grasa y también tienen un factor adictivo. Sin embargo, esta comida rápida favorita no tiene por qué ser dañina. Si tú mismo haces la salsa de la pizza y la masa y la cubres con muchas verduras, harás una comida más saludable. No solo es superdelicioso, sino que los más pequeños también disfrutan horneando la pizza en familia.

Pizza Eater

7. Helado

Azúcar, crema, emulsionantes y potenciadores del sabor. Estos son los ingredientes principales de cualquier helado que se encuentre en el supermercado. Sin embargo, todo el mundo debe ser consciente de que estos ingredientes no poseen valores nutricionales. Sin embargo, los emulsionantes que contienen son mucho más dañinos para la salud de lo que se suponía inicialmente. No solo estimulan el apetito y favorecen el sobrepeso, sino que también diluyen la capa de mucosidad del colon, que es la barrera protectora entre las bacterias y las células epiteliales. Esto puede dar lugar a una inflamación intestinal grave, especialmente en los niños. Por lo tanto, es aconsejable que tú mismo hagas un helado o un sorbete. Todo lo que tienes que hacer es mezclar las frutas con agua o leche y congelarlas.

Two ice creams and an ice tea

8. Refresco de cola dietético

La cola dietética no contiene calorías, así que tiene que ser saludable, ¿no? ¡En absoluto! Porque la cola dietética y otras bebidas dietéticas contienen edulcorantes como el aspartamo. Sin embargo, esta no es una forma adecuada de reemplazar el azúcar, especialmente para los niños. Como han demostrado numerosos estudios, el aspartamo interrumpe la regulación del apetito en el cuerpo y por lo tanto promueve el sobrepeso. Si a tu hijo le apetece una bebida dulce, puedes prepararle un jugo de fruta fresca o prepararle un licuado o smoothie

Grammas Go Better With Coke

9. Miel

La miel es un alimento saludable por excelencia. Pero no es en absoluto adecuada para los niños en su primer año de vida. Al contrario, puede ser realmente peligroso, porque las bacterias contenidas en la miel pueden provocarle bolutismo. Esta es una enfermedad que afecta el sistema inmunológico del niño y puede causar debilidad muscular o incluso dificultades respiratorias. Por lo tanto, es mejor prescindir de la miel al principio. En su lugar, puedes machacar un plátano y dárselo al niño. No solo tiene un dulzor natural, sino que también contiene numerosos nutrientes como vitaminas A, E y C, así como potasio.

Chef Carol Kalil

10. Tomates en lata

Los alimentos enlatados son más que prácticos. Todo lo que tienes que hacer es abrir la lata y ya está lista: sin pelar, sin cortar. Sin embargo, las latas contienen un elemento tóxico que desafortunadamente se encuentra en muchos materiales de envasado. Se trata del bisfenol A (BPA), que tiene un efecto negativo en el desarrollo del niño y del sistema reproductivo, y también se sospecha que causa cáncer. Por lo tanto, es mejor comprar la salsa de tomate en frasco o hacerla tú mismo con tomates frescos.

tinned tomato decision

11. Leche no procesada

Cuanto más no procesados estén los alimentos, más sanos serán. Esto puede ser cierto para la mayoría de los alimentos, pero no para la leche. Beberla sin un tratamiento previo a veces puede ser muy peligroso para los niños. Después de todo, la leche cruda contiene numerosas bacterias, virus y parásitos que solo mueren por pasteurización, es decir, por calentamiento a corto plazo. Por lo tanto, los niños cuyo sistema inmunitario aún no está completamente desarrollado deben beber siempre leche pasteurizada del supermercado para evitar infecciones bacterianas graves.

194/559: Aunt & niece.

12. Queso enmohecido

El queso no solo es delicioso, sino también rico en proteínas, calcio y vitamina B2. Sin embargo, no todos los quesos son aptos para niños. El queso azulado es uno de ellos. Está hecho de leche no pasteurizada y, como se ha explicado anteriormente, tiene un cierto riesgo de infección para los niños. Por lo tanto, deben utilizarse variedades ligeras elaboradas con leche pasteurizada; por ejemplo, el requesón o el queso crema, que pueden consumirse a partir de los 6 meses de edad.

Boblink Dairy Sampler

13. Yogur para niños

El yogur es siempre un suplemento saludable en la dieta de los niños. Sin embargo, esto no se aplica a los yogures diseñados para niños. La coloración artificial, así como las grandes cantidades de azúcar, no son nada saludables y, por lo tanto, no favorecen el desarrollo del niño. Además, los colorantes de los alimentos pueden causar fuertes reacciones alérgicas. Sin embargo, para que el yogur de tu hijo tenga colores vivos naturales, puedes mezclarlo con bayas. 

Yoghurt

Está claro que tu hijo no tendrá sobrepeso si consume uno de estos alimentos. Como siempre, todo con moderación, nada con exceso. Sin embargo, dado que una dieta saludable comienza a temprana edad, es importante prestar atención a la cantidad de sal, azúcar y grasa que consumen los niños pequeños. Esta es la única manera de asegurar que mantengan un peso saludable, además de una buena condición física durante el mayor tiempo posible.

Por cierto, si tu hijo no puede dormir bien por la noche, aquí te decimos los 8 alimentos que pueden ayudarle a descansar de verdad.

Créditos:

brightside

Este sitio web no tiene el propósito de sustituir, completar o refutar los consejos, exámenes, tratamientos o diagnósticos profesionales de médicos, farmacéuticos, psicoterapeutas, facultativos médicos o cualquier otro profesional médico.

Comentarios

Más de Nolocreo