12 síntomas que nos hacen pensar lo peor

Dolor en el pecho, cambios en la piel o un inesperado mareo al levantarnos: cuando sentimos algo inusual o algo nos duele, inmediatamente pensamos en enfermedad y acudimos a Internet con nuestros síntomas. Normalmente allí nos encontramos con diagnósticos de lo más escandalosos. Pero, por suerte, Internet no siempre tiene razón y la mayoría de los síntomas tan inusuales no indican nada dañino. 

Como en los siguientes 12 síntomas, que a la mayoría alarman, pero que normalmente no son peligrosos en absoluto. 

pint_einleitung

1. Protuberancias bajo la piel

Cuando bajo la piel se forman probuterancias y van creciendo, normalmente nos entra miedo y la mayoría pensamos en tumores. Pero a menudo se trata solo de un lipoma, es decir un bulto de grasa benigno que aparecen en el tejido graso cutáneo. Por lo general, aparecen después de los 40 en espalda, garganta u hombros. Pueden crecer hasta tener el tamaño de un puño, pero en muy pocas ocasiones son malignos y no tienen que extraerse a no ser que provoquen dolor o algún problema. Sin embargo, después de extirparlos, no es seguro que desaparezcan para siempre. A menudo se vuelven a formar en otras partes del cuerpo. 

pint1

2. Surcos verticales en las uñas

Los surcos verticales que aparecen en las uñas son comparables a las arrugas de la cara. Muchos piensan que estos se deben a falta de nutrientes o a alguna enfermedad grave, pero normalmente son solo señal de envejecimiento y totalmente inofensivos. Se relacionan con la fragilidad de las uñas causadas por la edad. Sin embargo, acude al médico si tus uñas están coloreadas o deformadas, o los surcos son transversales. 

pint2

3. Contracciones musculares

Casi todos sabemos lo incómodo que es cuando los músculos se mueven de repente y sin aviso. Aunque puede resultar raro y alarmante, en la mayoría de los casos no significa que se tenga una enfermedad grave (como, por ejemplo, ELA). Normalmente, las contracciones musculares solo se deben a estrés, sobreesfuerzo de los músculos o una ingesta insuficiente de líquidos.

4. Ojos inyectados en sangre

Si al mirarte al espejo te ves los ojos inyectados en sangre, que no cunda el pánico. No vas a quedarte ciego, no te preocupes. Solo son roturas de vasos sanguíneos, quizás por haberte frotado los ojos o estornudado demasiado fuerte. El estrés o los ojos cansados son también posibles desencadenantes. Lo mejor que puedes hacer en este caso es no irritarte la vista y hacer ejercicios especiales. Pero si te pasa con más frecuencia o tienes los ojos completamente rojos, es mejor consultar con un médico. 

pint4

5. Temblor

Un temblor repentino de las manos hace pensar normalmente primero en Parkinson. Pero la razón de este temblor es a menudo mucho más inofensiva y no indica ninguna enfermedad grave. Es posible que hayas comido muy poco durante el día o que estés estresado y tenso. Pero el temblor también puede deberse a una deficiencia de yodo o vitamina B12. Si este no se reduce después de comer o descansar, es aconsejable que un médico revise tu equilibrio hidroelectrolítico.

6. Moscas flotantes en la vista

Muchos las han experimentado o lo harán: esos pequeños puntos, hilitos, pelusas o "moscas" negras frente a los ojos que solo ellos ven. Con frecuencia aparecen de forma inesperada cuando leemos o miramos la pantalla blanca de la computadora. 

Al principio puede asustar, pero realmente no hay motivos para preocuparse. Estas pelusas "voladoras" son opacidades vítreas relacionadas con la edad del ojo y que son parte de la vida, como manchas de la edad en la piel. Son molestas, pero absolutamente inofensivas. Si aún tienes dudas, acude a un oftalmólogo. 

pint6

7. Calambres

Contrariamente a la creencia popular, los espasmos musculares no siempre significan una enfermedad grave, como la esclerosis múltiple. La causa más común es la deshidratación. Cuando hay falta de líquido, los músculos comienzan a contraerse esporádicamente para indicarnos que no hemos bebido lo suficiente. Un esfuerzo excesivo o un consumo alto de alcohol también pueden provocar calambres musculares. Pero si estos solo ocurren de vez en cuando, por lo general no tienes que preocuparte por ello.

8. Articulaciones que crujen

Si las articulaciones te crujen, no significa que estés envejeciendo o que tus articulaciones estén rotas; por mucho que al principio sea preocupante. En realidad casi nunca se debe a artritis o a pérdida de cartílago: normalmente se trata solo de aire. Aún no está claro por qué a algunas personas les crujen las articulaciones constantemente, pero los médicos están de acuerdo en que es inofensivo siempre y cuando no haya dolor u otros síntomas. Por ello, no debes preocuparte y puedes, con ayuda de ejercicio, acabar con ello.  

pint4

9. Problemas de memoria

Muchos tenemos problemas para recordar cosas y no quiere decir que tengamos Alzheimer. Puede haber muchas razones por las que no nos acordamos de algunas cosas: estrés, ritmo frenético, cansancio o consumo excesivo de alcohol. Solo si olvidas el propósito de las cosas cotidianas o no puedes recordar lo que hiciste hace unos minutos, debes consultar a un médico. De lo contrario, el descanso o el ejercicio te ayudarán a mejorar la memoria.

10. Verrugas cutáneas

La piel es el órgano humano más grande y funcionalmente más versátil, por lo que lógicamente también puede presentar algunos síntomas molestos. Un ejemplo son las protuberancias cutáneas suaves llamadas fibromas. Sin embargo, estos no son signo de cáncer de piel, como muchos podrían sospechar; son tumores benignos que suelen desarrollarse sobre la piel seca del cuello, ojos y axilas. Pero aunque no sean nada atractivos, son absolutamente inofensivos. El dermatólogo puede eliminarlos fácilmente si su apariencia te molesta.

pint10

11. Mareo al levantarnos

Si te mareas tan pronto como te levantas después de haber estado sentado un rato, no te preocupes de inmediato. Cuando la posición del cuerpo cambia con rapidez, puede producirse una caída de la presión sanguínea. Esto puede provocar no solo mareos, sino también ver "estrellas" o destellos. Si te mareas después de levantarte, quédate quieto unos segundos y los síntomas desaparecerán por sí solos.

12. Dolor en el pecho

Lo primero que se suele pasar por alguien con dolor en el pecho es un infarto. Afortunadamente, especialmente en el caso de personas jóvenes o sin enfermedades de riesgo, esta no suele ser la causa. La acidez estomacal, el estrés, la ansiedad o la tensión muscular son a menudo la causa real de este dolor repentino. Sin embargo, si el dolor no desaparece tras un corto período de tiempo, una visita al médico no está de más. Si además, aparecen síntomas como la falta de aliento o náuseas y el dolor se irradia a los brazos, el cuello o la espalda, debes llamar inmediatamente a un médico de urgencias. Porque en este caso es con toda probabilidad un ataque al corazón, donde cada minuto cuenta. 

pint12

Lo importante es, en todo caso, mantener la calma. Aunque es más fácil decirlo que hacerlo, antes de buscar en Internet los síntomas, acude al médico. Este es el que mejor podrá determinar lo que te sucede.

Este sitio web no tiene el propósito de sustituir, completar o refutar los consejos, exámenes, tratamientos o diagnósticos profesionales de médicos, farmacéuticos, psicoterapeutas, facultativos médicos o cualquier otro profesional médico.

Comentarios

Más de Nolocreo