Cómo tener unos muslos esculturales mientras imitas a algunos animales

Ya sea en el coche o frente a la computadora, la mayoría de nosotros pasamos demasiado tiempo sentados. Entonces, no debe sorprendernos que los músculos de los muslos se deterioren y que el tejido conectivo pierda su firmeza. Por fortuna, podemos hacer algo al respecto. No solo comprar una membresía en un gimnasio.

Este potente entrenamiento pondrá tus piernas en forma en muy poco tiempo. La maravillosa noticia es que no necesitas ningún aparato ni accesorio, solo 15 minutos y un lugar en donde recostarte. Haz estos ejercicios en serie, sin pausas, y ya verás que después de algunos días notarás la diferencia:

Sexy Legs in Clear Heels

Saltos de patinador

Este sencillo ejercicio involucra todo el cuerpo, pero es especialmente bueno para tus muslos. Además, puedes hacerlo en cualquier lugar. Dobla la rodilla derecha un poco, levanta el pie izquierdo y apúntalo hacia el derecho por detrás de la pierna derecha. Después, salta levemente y cae con el pie izquierdo. Ahora el pie derecho está levantado y señala hacia el izquierdo por detrás de la pierna izquierda. Columpia las manos al tiempo que haces el ejercicio para conseguir un mejor efecto. 

Salta hacia atrás sobre el derecho y luego repite, ¡continúa por lo menos un minuto! Si quieres ver un vídeo con la explicación, haz clic en el link de este tuit. 

Patadas de media luna

Los seguidores de las artes marciales y el kick-boxing ya lo conocen: cierra los puños con fuerza y sostenlos frente a ti, como lo hacen los boxeadores. Alinea las piernas con el ancho de tu cadera, levanta una pierna y haz un movimiento de medio círculo, desde el lado hacia el frente antes de tocar el suelo nuevamente. Tus piernas tienen que estar rectas y lo mejor es que levantes el pie por encima del nivel de la cadera. Para aumentar la dificultad del reto, coloca una silla delante de ti y trata de derribarla con una de estas patadas. ¡O puedes empezar abajo y subir la altura del medio círculo! Haz diez patadas de cada lado. 

Plié de lado a lado

El plié es uno de los movimientos más importantes en el ballet. En esta versión vas a empezar abriendo las piernas un poco más que el ancho de tus caderas. 

Los dedos de tus pies deben estar señalando hacia afuera, siéntate "en el aire" y mantén la posición durante 30 segundos. Después ponte de pie y levanta la rodilla derecha hasta el pecho. Ahora agáchate de nuevo, mantén la posición, ponte de pie y levanta la rodilla izquierda hasta la altura del pecho. Repite el ejercicio diez veces con cada pierna. 

Youtube/24 Hour Fitness

La rana

El nombre de este ejercicio te va a quedar claro en cuando empieces a hacerlo. Acuéstate boca arriba y apoya las rodillas en el suelo. Ahora levanta las piernas y dóblalas en un ángulo de 90 grados, de manera que las pantorrillas queden paralelas con respecto al piso. Los muslos deben estar inclinados hacia afuera, lejos de tus caderas. Mantén los pies flexionados. Mueve lentamente las rodillas hacia el pecho y luego vuelve a doblar las piernas hasta un ángulo de 90 grados mientras los muslos están en posición perpendicular con respecto al suelo. 

Échale un vistazo a esta demostración:

Repite este movimiento 15 veces y muy pronto notarás su eficacia en tus muslos. 

La mariposa

La mariposa es un ejercicio de estiramiento que también se practica en el yoga. Ayuda a abrir las articulaciones de la cadera y hace más flexibles los músculos de los muslos: puede que no suene muy importante, pero estirar los músculos es el otro aspecto indispensable de cualquier entrenamiento físico. ¡Y además, te ayudará a evitar los dolores musculares posteriores al ejercicio!

Siéntate con las piernas cruzadas y presiona las plantas de los pies, una contra otra. Si estás muy rígido, será necesario colocar tus pies un poco más lejos de la pelvis. La gente que es superflexible puede mantener los pies más cerca. Pon las puntas de los dedos de las manos sobre el suelo, justo detrás de ti, y presiona suavemente para sentarte aún más recto. 

Puedes ayudarte con las manos para presionar las rodillas hacia abajo, o puedes envolver los dedos gordos del pie con el pulgar, el dedo índice y el dedo medio de cada mano. Mantén la columna lo más recta posible, inclínate lentamente hacia adelante para que te estires aún más. 

Mantén la postura por 30 segundos y después siéntate. Levanta las rodillas y sacude las piernas. 

Después de un par de semanas, notarás los positivos efectos de este entrenamiento. ¡Una vez que logres dominar al sedentario que llevas dentro, puedes agregar de 15 a 20 minutos de cardio para crear una rutina bien equilibrada!

Créditos:

Elle

Este sitio web no tiene el propósito de sustituir, completar o refutar los consejos, exámenes, tratamientos o diagnósticos profesionales de médicos, farmacéuticos, psicoterapeutas, facultativos médicos o cualquier otro profesional médico.

Comentarios

Más de Nolocreo