No es cosa del destino: 5 medidas para prevenir la demencia senil

A medida que la población envejece, el número de personas con demencia está aumentando rápidamente. La enfermedad afecta actualmente 6.3 millones de personas en España. La demencia también afecta al círculo más cercano de los pacientes. Sus síntomas incluyen memoria deficiente, problemas de orientación, así como alteraciones de la personalidad. A pesar de la gravedad de este padecimiento, también hay noticias buenas que contar al respecto. Si optas por tener un estilo de vida adecuado, puedes reducir las probabilidades de desarrollar demencia. 

Pixabay

1. Socializar

El cerebro necesita estimulación intelectual para que pueda mantener su nivel de rendimiento mental. Por esto es importante mantener el contacto regular con los demás. Además de pasar tiempo con amigos y familia, puedes conocer a otras personas si te involucras en un nuevo hobby o si trabajas como voluntario en alguna asociación que tenga que ver con tus ideas e intereses. 

2. Aprender cosas nuevas

Pixabay

Si crees que es demasiado tarde para aprender algo nuevo a los 60, 70 u 80 años, estás completamente equivocado. Adquirir nuevas habilidades es, de hecho, un medio excelente para mantener un buen estado mental. Aprender otro idioma o a tocar un instrumento musical son solo algunas de las numerosas posibilidades de reactivar tu materia gris. Para prevenir enfermedades geriátricas, es importante estar abierto a nuevas actividades y experiencias. 

3. Prevenir factores de riesgo

Un corazón débil o una enfermedad cardíaca incrementa el riesgo de desarrollar demencia. El colesterol alto, la hipertensión, el sobrepeso o unos niveles altos de azúcar en la sangre pueden dañar el corazón y las arterias en el transcurso del tiempo. Por ello, se recomienda acudir al médico por lo menos una vez al año para que evalúe estos aspectos físicos. Tu salud mental también es un factor clave, ya que la depresión, por ejemplo, puede favorecer la aparición de la demencia. 

4. Llevar un estilo de vida saludable

Pixabay

Un estudio de la Universidad de Columbia, Nueva York, ha demostrado que comer saludablemente y hacer ejercicio regularmente puede reducir el riesgo de desarrollar demencia en un 60 por ciento. Asegúrate de incluir ácidos grasos omega 3 en tu dieta, ya que incrementan tu rendimiento cognitivo y ayudan a protegerte de enfermedades cardíacas. Además, la dieta mediterránea es muy efectiva para prevenir la demencia porque contiene mucha fruta, verduras, nueces y cereales integrales. En lugar de consumir mantequilla o margarina, deberías optar por un aceite de oliva de buena calidad. También es importante reducir las porciones de productos lácteos, pescado y aves; la carne roja solo debe consumirse unas cuantas veces al mes. Por último, beber un vaso de zumo de uva al día es muy beneficioso para evitar enfermedades cardiovasculares.

Hacer ejercicio regularmente es otro factor clave para el buen rendimiento intelectual. Además de incrementar la circulación de la sangre en el cerebro, el movimiento físico ayuda a eliminar diversos factores de riesgo relacionados con la demencia, tales como la obesidad y el colesterol. Bailar es especialmente eficaz para estimular distintas áreas del cerebro. 

5. No fumar

Pixabay

Otros estudios han demostrado que la memoria de los fumadores se reduce considerablemente después de los primeros cinco años de comenzar este hábito. Otro peligro asociado al tabaquismo es que aumenta las probabilidades de padecer demencia. Aunque fumar puede ayudar a incrementar la concentración por períodos cortos de tiempo, tiene serios efectos negativos en el cerebro a largo plazo. Esto se debe a que el tabaquismo daña tus pulmones y arterias y, como consecuencia, se reduce el suministro de oxígeno al cerebro.  

El riesgo de desarrollar demencia aumenta con la edad. Esta enfermedad incurable es más recurrente en mujeres que en hombres. Sin embargo, al seguir los consejos antes descritos, puedes reducir significativamente el riesgo de padecerla.

Este sitio web no tiene el propósito de sustituir, completar o refutar los consejos, exámenes, tratamientos o diagnósticos profesionales de médicos, farmacéuticos, psicoterapeutas, facultativos médicos o cualquier otro profesional médico.

Comentarios

Más de Nolocreo